Esta es una versión incompleta de un texto recibido por las personas que están suscriptas a Los Nenes No Lloran.

Si querés recibir mis escritos de forma completa podes suscribirte con tu mail apretando en el botón de abajo. Los mails salen todos los domingos a las 13:30 y la suscripción es completamente gratuita.

Algunos de los posts de la web tienen errores de redacción que todavía estoy en proceso de corregir. Te pido disculpas si encontras alguno.

  • Nenes No Lloran

¿Hay tutoriales sobre como ser un buen padre?

Actualizado: 18 oct 2021

La paternidad siempre me pareció una cosa muy rara. Aunque algunas veces en mi vida me imagine como padre (porque calculo todos lo hacemos en algún momento), la realidad es que esos pensamientos nunca fueron del todo reales y en los últimos años empezaron a hacerse mucho más brumosos, como si pertenecieran a una fantasía creada bajo el efecto de alguna droga.

Pero a mi alrededor la paternidad aparece constantemente: amigos que tienen sus primeros hijos, primos que escriben a los grupos familiares anunciando que van a ser padres, compañeros de trabajo que se toman licencias, etc etc.

Suelo observarlos y todo lo de ese mundo me resulta muy extraño. Cosas que a ellos les parecen tan sencillas y rutinarias como cambiar un pañal, hacer dormir a un bebe o ponerse de acuerdo con sus parejas sobre a quien le toca la carga ese día a mi me parecen rituales fascinantes. ¿De verdad lo aprenden todo sobre la marcha? ¿Nadie les da un manual? ¿Hay tutoriales en YouTube sobre como ser un buen padre?.

Con mi propio padre yo sentí algo de resentimiento mucho tiempo. Siempre me fue muy difícil de procesar, había pequeñas cosas, pequeños momentos que mi cabeza agigantaba y me generaban problemas para relacionarme con él. Mucho tiempo después me di cuenta cual era el problema: mi papa no era como los otros padres, y eso me molestaba.

Mi papa nunca me hablo de fútbol ni me hizo comentarios sobre mujeres, mi papa nunca me enseño a pelear ni fomentaba en mi violencia o agresividad. Todas esas eran cosas que veía en los padres de mis amigos varones y que yo de alguna forma envidiaba. Quizás pensaba que no era un varón “normal” porque me faltaban esas cosas.

Pero ahora no puedo estar más que agradecido con él por esa educación. Incluso las cosas que faltaron y que podrían haber estado también me impulsaron a ser mejor. Es verdad que todos de una o de otra forma somos hijos de nuestros padres. Al día de hoy todas las buenas cualidades que soy capaz de reconocer en mi tienen en su mayoría la marca de las cosas que el si me enseñó.

Ser padres en esta época no es nada sencillo. Porque el modelo de paternidad que heredamos de nuestros padres esta en decadencia y aún no hemos construido uno nuevo que lo reemplace. Esa tarea, con todas sus complejidades y dificultades, nos toca a nosotros, a esta generación.

A nosotros nos toca desaprender todo sobre la paternidad y aprender a criar una generación de personas libres y diversas, que puedan ver al mundo con otros ojos, que quizás incluso puedan construir un mundo mejor que el que les vamos a heredar  o el que nuestros viejos nos heredaron a nosotros.

Esto que viene a continuación son algunas cosas que se me ocurrieron que podríamos hacer al respecto. Por favor tómenla con pinzas, que no tienen ningún tipo de  sustento académico, se basan solo en mis propias experiencias como hijo y en mis opiniones personales.

Pero además de todo eso: yo no soy padre. Con lo cual la verdad que mi opinión sobre este tema bien podría no valer nada. Pero bueno, se me ocurrieron y no quería dejar pasar la oportunidad de ponerlas aquí un día como hoy.

  • No le impongas a tus hijos gustos sin darles la oportunidad de desarrollar preferencias propias. Quizás les guste más el baile que el fútbol de los domingos, y eso no está mal. Seguramente una de las cosas más maravillosas de ser padres es descubrir quienes son nuestros hijos a medida que crecen, no les quites esa posibilidad.

  • Si estás en pareja y tu pareja es mujer, compartí con ella todas las tareas de cuidado. No, no le estás haciendo un favor; estas cumpliendo con tus responsabilidades. Y además de eso al compartir las tareas también le vas a estar haciendo un gran favor a tus hijos: enseñarles desde chiquitos que vivir en pareja implica compartir responsabilidades, todas las responsabilidades, y que las tareas de cuidado no tienen género.

  • Si tenés hijos varones, no hables con ellos de mujeres como si fueran premios o cosas a conquistar, no fomentes esos aspectos de la masculinidad que siempre terminan mal. 

  • Los juguetes se comparten y está muy mal ser egoístas. Una lección que no puede faltar en ninguna familia.

  • Los colores no tienen género, los juguetes no tienen género. Nada tiene género, no debería ser difícil aprender eso para poder luego enseñarles a tus hijos.